Usuario:Eloy Lafuente (stronk7)

Saltar a: navegación, buscar

"Caballero de la Brillante Armadura"

Un pobre desarrollador... ;-)

Si hace unos años (2003) me llegan a adelantar el lío en el que me estaba metiendo con todo esto de Moodle, seguramente habría seguido dedicándome a disfrutar de una plácida y relajada vida lejos de todos vosotros, oh moodlers de mis entretelas! :-P

Pero no tuve esa suerte, así que aquí estoy para dar toda la guerra que pueda y echar una mano cuando el tiempo me lo permita.

Aprendiz de mucho (PHP, Java, XML, HTML, CSS, SQL, Unix, Mac) y experto en nada, tengo a bien declararme, de forma rotunda, a favor del software de código abierto, que con la explosión de Internet y las posibilidades de colaboración que ha generado, supone hoy día una alternativa viable al software propietario.

Relacionado con el mundillo académico a distintos niveles y con bastantes preocupaciones sobre cómo se estaban resolviendo (y aprovechando) los avances tecnológicos como soporte a una nueva forma de aprender, comencé a investigar (2002) sobre las alternativas existentes, con el ánimo de iniciar el desarrollo de alguna herramienta que facilitara el proceso del aprendizaje.

Tras mucho leer, buscar, comparar, instalar y analizar, hete aquí que me encontré con Moodle, en una de sus primeras versiones/prototipos, con una interesantísima filosofía que suponía una modificación en las anquilosadas formas de aprender para aprobar tradicionales.

Además, lo mejor de todo era que no solo se trataba de una teoría, sino que toda la Comunidad de Moodle estaba impregnada de esa filosofía, esa forma de aprender juntos, de forma colaborativa, llevando a cabo la construcción de Moodle con unas pautas verdaderamente originales.

Aún más, por si me quedaba alguna duda, había una guinda para todo lo anterior. Se trataba de Martin Dougiamas, el creador y desarrollador principal de Moodle. Absoluto exponente de la filosofía de Moodle (faltaría más!). Tras unas cuantas dicusiones con él, charlando sobre asuntos técnicos, pedagógicos, visión de futuro, ... de lo divino y lo humano en general, abandoné cualquier idea inicial de desarrollo, decidiéndome a poner mi granito de arena en Moodle.

Y, desde entonces, no hay mucho más que decir. Aquí sigo, al pie del cañón, con la misma ilusión que el primer día (aunque con bastante menos tiempo para charlar en los foros), realmente agradecido a la Comunidad de Moodle, sin la que todo esto no sería posible.

Muchas gracias a todos, moodlers! B-)